Un bebé aprendiendo a gatear en un pasillo, su madre al fondo del pasillo iluminado
En la retina

Sin palabras

Me cuesta darle continuidad a este espacio. Lo difícil es hilar un relato, tener un concepto que sienta que vale la pena, decir algo que no haya dicho, no repetirme.

No me interesa hablar, pero debo hacerlo. La fotografía me permite quedarme en la contemplación de una imagen, escudriñar los detalles que quedan grabados, imaginar una historia o contarla pero a través de la misma imagen, sin palabras.

Huí de las palabras hace tiempo, ya ni recuerdo el motivo. Cosas de Borges seguramente, o tal vez por la necesidad pedestre de estar sujeto a una concreta gravedad.

El asunto es que no sé explicarlo, es como una fotografía que salió borrosa pero te evoca recuerdos casi perdidos en la memoria. La imagen está ahí, aunque nada en ella parece estar en el lugar que corresponde. No recuerdas nada más que lo que se aprecia difusamente, entonces inventas el resto de la historia, completas el vacío, pero sin hablar.

Un bebé aprendiendo a gatear en un pasillo, su madre al fondo del pasillo iluminado

Maximiliano aprendiendo a gatear

Maximiliano estaba aprendiendo a gatear, Andrea estaba al fondo del pasillo iluminada por las ventanas de las habitaciones.

Un bebé aprendiendo a gatear en un pasillo, su madre al fondo del pasillo iluminado

Maximiliano aprendiendo a gatear

Recuerdo el pasillo de la casa de mis abuelos, que es la casa de mi infancia.... de pequeño era inmenso, con los años se fue achicando.

Un bebé aprendiendo a gatear en un pasillo, su madre al fondo del pasillo iluminado

Maximiliano aprendiendo a gatear

Al final se abre otro mundo, un nuevo horizonte por descubrir.

Un bebé aprendiendo a gatear en un pasillo, su madre al fondo del pasillo iluminado

Maximiliano aprendiendo a gatear

Y la infancia transcurre en ese rincón, en ese tiempo sin tiempo, un domingo por la mañana, un sábado primaveral, un día cualquiera que Maximiliano se largó a gatear.

Artículos Recomendados

Un bebé aprendiendo a gatear en un pasillo, su madre al fondo del pasillo iluminado
En la retina

Sin palabras

Me cuesta darle continuidad a este espacio. Lo difícil es hilar un relato, tener un concepto que sienta que vale la pena, decir algo que no haya dicho, no repetirme.

Retratos
No eres tú; soy yo y la técnica

Retratos

Para la mayoría, enfrentarse a la cámara no es una cuestión fácil. Todos queremos aparecer bien, posar naturales y sonrientes, con nuestro mejor lado, ocultando ese defecto que nos acompleja; pero la cámara intimida y muchas veces el resultado es una pose dura y forzada, donde se nota la incomodidad. Ahí, justamente ahí, el trabajo del fotógrafo puede hacer la diferencia.

Hola mundo…
Primer post, de nuevo...

Hola mundo…

Busco tener un registro diario, constancia y práctica. Parece algo sencillo, pero no lo es; al menos para mí. Tengo ideas, contar sobre procesos, más que sobre resultados, exponer dudas más que certezas y ver a donde llegó en un año o dos.