No eres tú; soy yo y la técnica

Retratos

Para la mayoría, enfrentarse a la cámara no es una cuestión fácil. Todos queremos aparecer bien, posar naturales y sonrientes, con nuestro mejor lado, ocultando ese defecto que nos acompleja; pero la cámara intimida y muchas veces el resultado es una pose dura y forzada, donde se nota la incomodidad. Ahí, justamente ahí, el trabajo del fotógrafo puede hacer la diferencia.

No lo sabía, pero cuando compré mi primera reflex, en el fondo, quería hacer mejores retratos. En realidad, al comienzo no tenía nada claro, salvo que tendría que estudiar sobre fotografía. Así que, al tiempo que aprendía lo básico de apertura,  diafragma, obturación, profundidad de campo, etc; llamó mi atención una recomendación para principiantes que decía que era necesario elegir un tipo de fotografía. Para un novato es algo difícil de entender; uno quiere sacarle foto a todo lo que se cruza por delante. No obstante, me quedó grabado y con el tiempo me he ido decantando (léase como trabajo en progreso) por la idea de fotografía apoyada fuertemente en la iluminación artificial; sea de personas u objetos. Y no es casual que el este segundo post trate sobre retratos.

En la práctica se ha dado un mix balanceado entre la necesidad –y la oportunidad– de sacar fotos de productos y de retratos. Primero porque en IDA ya va la tercera o cuarta ronda de retratos de todo el equipo para su uso en el sitio y en RR.SS; y, segundo, porque en www.siphostore.cl me he visto en la necesidad de sacar las fotos de algunos productos que importamos.

Lejos de sentirme un fotógrafo, lo que quiero es comparar aquellos primeros disparos, con los últimos; tener un registro personal del camino recorrido hasta ahora. Finalmente me demoré casi una semana en hacer la selección de fotografías; evidentemente dejé muchas fuera, principalmente porque se repetían en la técnica o en la falta de ella, o porque aspiraban a realizar insistentemente las ideas que las imágenes seleccionadas expresan y sintetizan bien.

Comencé a escribir este post pensando en el fotógrafo de retratos como un facilitador que saca lo mejor del retratado, lo termino creyendo que los retratos hablan más de mí que de los sujetos fotografiados. No sé donde leí o escuche eso, pero es verdad.

Retrato de Jaime Hernandez, en blanco y negro.

Jaime Hernandez

Las condiciones de luz ambiental esa tarde eran terribles y yo andaba obsesionado con dos cosas: no usar flash y rostros con los que conseguir esos tonos metálicos de piel, exagerando en extremo la claridad de las texturas con Lightroom. El contexto era una celebración familiar, lo más cercano a una boda que había fotografiado hasta ese momento.

Retrato de Bob Roberts, en clave baja y blanco y negro.

Bob Roberts

Primeras pruebas buscando el efecto en clave baja. En este caso, solo me valí de una farola de luz algo dura que colgaba en el patio. Luego, en post-producción tuve que bajar bastante las sombras y los negros para lograr el efecto que buscaba; pero claramente el ISO por las nubes hizo que la imagen quedase muy granulada.

Dos mujeres bailando cueca

Andrea y Enikö bailando cueca

En esta etapa me apoyaba mucho en un teleobjetivo de 55-300 mm para esperar el momento preciso detrás del lente y disparar. Mientras experimentaba con la profundidad de campo y el zoom, fallaba en la composición y el enfoque.No estaba del todo mal, había una intención, pero menos zoom, menos ISO y tal vez algo menos de apertura hubiese funcionado mejor. Me faltaba trabajar lo que se dice "el encuadre con los pies".

Restrato de Consuelo

Consuelo

Trabajar con la modelo es muy importante. En esta sesión comprendí que los aspectos técnicos no lo son todo. Consuelo claramente estaba incómoda con la cámara, la imagen seleccionada da cuenta de ello. Me costó un buen rato relajarla y sacar su mejor lado. Dos fueron los aprendizajes de esa mañana: "mirar a la cámara" y "guiar la confianza".

Restrato de Camila sobre fondo de tela blanco

Camila y los detalles

Camila se llevaba bien con la cámara, fue sencillo guiarla y lograr unas poses simples. Luego, en la post-producción reparé en que el "fondo" de tela era un desastre. Se notaban demasiados los pliegues de la tela y el blanco no era tan blanco. El aprendizaje: no descuidar los aspectos más técnicos.

Retrato de Silvia sobre fondo negro

Silvia sobre fondo negro

Esta fue una de las primeras fotografías en que sin tantos ajustes de post-producción logré acercarme a lo que tenía en mente. El desafío era doble. Por una parte, había que dominar la cámara y entender bien la proporción correcta entre luz, velocidad e ISO (apertura, obturación e ISO), para no tener que ajustar tanto en post-producción; por otra parte, había que no descuidar a la modelo, haciéndola sentir en confianza casi sin conocerla.

Restrato de Mónica sobre fondo blanco

Mónica

El retrato de Mónica fue la primera vez que conseguí justo lo que quería y casi sin esfuerzo. En muy poco tiempo y en dos o tres disparos ya estábamos listos. Ciertamente ya había ejercitado bastante con el resto del equipo, cerca de 12 personas. También, por primera vez incorporaba un exposímetro que me facilitó el manejo de la iluminación.

Retrato de Felipe con la playa de Viña del Mar como fondo.

Felipe en la playa

El día estaba nublado, con un poco de llovizna; Felipe venía de unos días complejos y quería hacerle un "cariño fotográfico", que se sintiera bien al verse a sí mismo... Creo que al final se trata un poco de eso, que los aspectos técnicos como la iluminación o las normas de composición ayuden a que el sujeto se vea y sienta bien... aunque al final no se trata solo del "sujeto fotografiado" sino también de cómo el fotógrafo observa y proyecta.

Restrato de Felipe en el estacionamiento

Felipe en el estacionamiento

Si al principio buscaba esos rostros en primeros planos y jugar con la profundidad de campo, hoy la premisa es entender la luz, la composición y lo técnico como una unidad, observar y experimentar.

 

Artículos Recomendados

Un bebé aprendiendo a gatear en un pasillo, su madre al fondo del pasillo iluminado
En la retina

Sin palabras

Me cuesta darle continuidad a este espacio. Lo difícil es hilar un relato, tener un concepto que sienta que vale la pena, decir algo que no haya dicho, no repetirme.

Retratos
No eres tú; soy yo y la técnica

Retratos

Para la mayoría, enfrentarse a la cámara no es una cuestión fácil. Todos queremos aparecer bien, posar naturales y sonrientes, con nuestro mejor lado, ocultando ese defecto que nos acompleja; pero la cámara intimida y muchas veces el resultado es una pose dura y forzada, donde se nota la incomodidad. Ahí, justamente ahí, el trabajo del fotógrafo puede hacer la diferencia.

Hola mundo…
Primer post, de nuevo...

Hola mundo…

Busco tener un registro diario, constancia y práctica. Parece algo sencillo, pero no lo es; al menos para mí. Tengo ideas, contar sobre procesos, más que sobre resultados, exponer dudas más que certezas y ver a donde llegó en un año o dos.